Un ganadero y su hijo mueren en un accidente aéreo

0
344

Brasil está de luto. El importante empresario ganadero Garon Maia y su hijo de 12 años, Francisco, conocido cariñosamente como Kiko, perdieron la vida en un accidente aéreo en la frontera entre los Estados de Rondonia y Mato Grosso el pasado 29 de julio.

El avión bimotor Beechcraft Baron 58 (valuado en 1.200.000 dólares), piloteado por el niño, se estrelló en una densa área forestal, cinco minutos después de despegar del aeropuerto de Vilhena, Rondonia. La aeronave despegó a las 5:50 p.m., se estrelló ocho minutos después y luego desapareció del radar, según las autoridades.

Un video que circuló en redes sociales días antes del accidente mostró al joven Kiko piloteando el avión bajo la supervisión de su padre, quien se encontraba bebiendo una cerveza en el asiento del copiloto. Las imágenes generaron todo tipo de debate en el país sobre las responsabilidades y precauciones al volar.

“Espera, ¿todo listo? Nada delante, ok. Vamos, 600 caballos, podes empujar. 600 Kiko, anda”, dijo en el clip. “Mano en la palanca, mano en la palanca. Mantené la mano allí y mira la velocidad”, agregó el padre.

Tras el accidente, la tragedia en la familia Maia no terminó. Días después de los funerales, la esposa de Garon y madrastra de Francisco, Paula Pridonik, de 27 años, se suicidó.

La familia Maia ha emitido un comunicado pidiendo respeto por su luto y agradeciendo a todos los que han compartido su dolor. Mientras tanto, el Centro de Investigación de Prevención de Accidentes Aeronáuticos (Cenipa) ha iniciado una investigación exhaustiva sobre las causas del accidente.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí