Caso Próvolo: la monja Kumiko y el resto de las imputadas quedaron absueltas

0
193

Las nueve acusadas en la segunda megacausa por los delitos cometidos en el Instituto Próvolo quedaron absueltas. Los familiares repudiaron la sentencia.

Las monjas Kumiko Kosaka y Asunción Martínez; las exdirectoras Graciela Pascual y Gladys Pinacca; la cocinera Noemí Paz; las empleadas Valeska Quintana, Laura Gateán, Cristina Leguiza y la psicóloga Cecilia Raffo fueron absueltas por todos los delitos de las que se las acusaba.

Fue en noviembre 2016 cuando comenzaron a salir a la luz los primeros indicios de los tormentos que se vivían en el Instituto Próvolo, ubicado en Luján. En medio de una gran depresión, una de las sobrevivientes decidió llegar hasta la Legislatura -donde se llevaba adelante una actividad con intérpretes de lengua de señas- para dar a conocer lo que ocurría dentro del edificio que albergaba a personas hipoacúsicas. Allí la mujer fue recibida por senadora de la UCR Daniela García y la entonces vicegobernadora Laura Montero. El primer paso se había dado.

A partir de ese momento, se abrió una investigación que puso en jaque a la Iglesia Católica de Mendoza y que demostró, nuevamente, cómo actúan las autoridades eclesiásticas ante las denuncia de abuso. Es que, uno de los acusados, estuvo involucrado en otros hecho ocurridos en los ’60 en el Próvolo de Verona y esto motivó su traslado a La Plata, donde también se lo señaló por sus malos tratos con menores y esto fue lo que motivó su desembarco en Mendoza.

Los primeros en llegar al banquillo fueron los sacerdotes Nicola Corradi, quien falleció en 2022, pero antes fue condenado a 42 años de cárcel; y Horacio Corbacho, quien deberá purgar una pena de 45 años. También el jardinero Armando Gómez recibió una sentencia de 18 años de cárcel.

Antes de este juicio, Jorge Bordón (exempleado administrativo y monaguillo) se sometió a un juicio abreviado y obtuvo una pena de 10 años.

Este miércoles, quedaba conocer el destino de nueve imputadas: las monjas Kumiko Kosaka y Asunción Martínez; las exdirectoras Graciela Pascual y Gladys Pinacca; la cocinera Noemí Paz; las empleadas Valeska Quintana, Laura Gateán, Cristina Leguiza y la psicóloga Cecilia Raffo.

Primero se supo que el tribunal había decidido absolver a la monja Kosaka Kumiko de los seis delitos que se le imputaban, uno de ellos como autora y el resto como partícipe de los abusos cometidos por los curas condenados. La fiscalía había pedido una condena de 25 años.

La otra religiosa que era juzgada y que arriesgaba una condena de 10 años, Asunción Martínez, también fue absuelta. La misma suerte corrió la ex representante legal del instituto, Graciela Pascual, para esta última se habían pedido 18 años de prisión por participación primaria.

Mientras se comenzaban a escuchar las absoluciones una a una, familiares y sobrevivientes rompieron en llanto en la puerta de la sala de audiencia y se vivieron momento de gran conmoción en el Polo Judicial.

Otras de las dos imputadas que podían recibir condena -la ex directora Gladys Pinacca y la cocinera Noemí Paz- finalmente fueron también absueltas.

En cuanto a Valeska Quintana, Laura Gateán, Cristina Leguiza y Cecilia Raffo, las mujeres llegaron hasta la última audiencia sin que la fiscalía ni la querella mantuviesen las acusaciones por lo que se esperaba su absolución.

Fuente MDZ

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí