. .

La vacuna que actualmente se prueba en Argentina, desarrollada por el laboratorio Pfizer y BioNTech, arrojó los primeros resultados. Según los especialistas que trabajan en ella, demuestra inducir una «robusta respuesta inmunológica».

Esto se desprende del ensayo clínico preliminar que se realizó con 45 adultos sanos, de 18 a 55 años. Los resultados del mismo se conocieron hoy a través de la publicación en la revista Nature.

La BNT162b1 es considerada la más prometedora de las cuatro vacunas que desarrollan la farmacéutica estadounidense y la la empresa alemana. Todas estas están basadas en el ARN mensajero para provocar una respuesta inmunológica.
Los datos provisionales del estudio clínico en fase 1/2, realizado para evaluar la seguridad, tolerabilidad e inmunogenicidad de la vacuna, indican que la BNT162b1, que se administra por vía intramuscular fue testeada en 45 adultos sanos (23 hombres y 22 mujeres no embarazadas) de 18 a 55 años de edad.

Las nuevas fases se prevé que incluyan poblaciones más diversas, considerando que las minorías han sido más afectadas por la pandemia del Covid-19.

Los candidatos -asignados al azar- recibieron 10 microgramos (μg), 30 μg o 100 μg de BNT162b1, o un placebo. En tanto que los participantes de los grupos 10μg y 30μg recibieron una segunda dosis el día 21.
La respuesta
Las pruebas constataron que el BNT162b1 es, por lo general, bien tolerado, aunque hubo participantes que experimentaron, en los siete días siguientes a la vacunación, efectos secundarios de leves a moderados (estos aumentaron con el nivel de la dosis).

Las reacciones adversas más frecuentes fueron dolor local en el lugar de la inyección, fatiga, dolor de cabeza, dolor muscular, escalofríos, fiebre y trastornos del sueño.

A pesar de esto, la vacuna provocó una respuesta inmunológica robusta en los participantes, que aumentó con el nivel de la dosis y con una segunda dosis.
Los anticuerpos contra el virus permanecían 21 días después de la primera vacunación en todos los niveles de dosis. Además se registró un aumento sustancial de los anticuerpos neutralizantes contra el SARS-CoV-2 siete días después de que se administrara la segunda dosis.

La respuesta inmunológica fue mucho más fuerte en el grupo 30-μg que en el grupo 10-μg. Sin embargo, no hubo diferencias notables en la respuesta inmunológica entre los grupos de 30-μg y 100-μg tras la primera dosis, y como los participantes que recibieron la dosis de 100-μg también experimentaron mayores efectos secundarios, no recibieron una segunda dosis.

Si bien esta comparación proporciona un punto de referencia para evaluar la respuesta inmunológica provocada por la vacuna y su potencial para proporcionar protección, se requieren ensayos de fase 3 para determinar la eficacia de la BNT162b1.

Para ese estudio ya se están reclutando adultos de 65 a 85 años. Mientras que en fases posteriores se dará prioridad al reclutamiento de poblaciones más diversas.

. . . .

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here