. .

La empresa Dishcraft Robotics ha creado un lavavajillas con inteligencia artificial para restaurantes; limpia mejor y con él pretenden sustituir el lavado a mano

En la mayoría de los restaurantes los platos se siguen lavando a mano porque resulta más eficiente. Un lavavajillas tiene una capacidad limitada. Muchas veces tienes que retirar restos de comida antes de meter los platos y en ocasiones no salen limpios del todo. En casa es un electrodoméstico muy útil, pero para un restaurante, donde se sirve comida constantemente, no es tan práctico.

La empresa Dishcraft Robotics ha diseñado el lavavajillas Dishcraft, un robot lavaplatos con inteligencia artificial que puede manipular hasta 90 platos a la vez y limpiar perfectamente hasta 4 platos por minuto.

Dishcraft limpia mucho mejor que un lavavajillas tradicional. Limpia los platos en profundidad con un sistema de alta potencia que, mediante inteligencia artificial, detecta en décimas de segundo las partículas de suciedad invisibles para el ojo humano. Después de una primera pasada, la inteligencia artificial analiza el plato y, si ve que quedan restos, puede limpiarlos una segunda y hasta una tercera vez. El proceso finaliza cuando el plato queda completamente limpio.

Una vez termina la fase de limpieza, se desinfectan todos los platos. Para terminar, el robot dispone de una cinta transportadora que lleva los platos hasta la zona donde se quiera, a la zona de comedor o a la de los camareros.

Este invento es una alternativa al lavado manual pero necesita de una mínima intervención humana para funcionar. Es necesario que alguien introduzca la pila de platos en el robot para que se limpien.

El problema es que este robot lavavajillas no limpia todo tipo de platos: sólo puede limpiar los platos diseñados por la empresa. Se trata de platos con una placa de metal en la base, que sirve para que el robot los pueda mover y sujetar mientras los limpia. La empresa también piensa comercializarlos para que los restaurantes los utilicen.

Dishcraft ya se está vendiendo en San Francisco y a finales de este año lo hará en otros países. Es ahí cuando veremos si el invento es rentable y puede sustituir de forma eficiente a quienes se encargan actualmente de este trabajo. De todas formas, aún se necesitará a alguien que introduzca los platos sucios en la máquina.

. . . .

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here