.

Suspendieron a la directora de una escuela secundaria que había sancionado a dos alumnos por haber insultado a una docente del mismo establecimiento. La medida generó indignación en la comunidad educativa y entre los padres de los otros estudiantes.

Todo empezó a principios de octubre en la escuela Educación Secundaria Media N°1 de la ciudad de Brandsen, en Buenos Aires.

«Ocurrió en el horario de clases. La profesora ingresó a dar clases y dos alumnos se refirieron a ella de una forma grosera, ordinaria y muy fuera del contexto del ámbito educativo, le dijeron ´profe a usted no se la coge nadie. Seguro algún pelado´”, explicó Julia Fanlo.

La docente habló con los alumnos y citó a los padres para informarle sobre el incidente, informó el portal Detrás de la Noticia.

Pero los estudiantes no cambiaron de conducta. A los días cruzaron a la docente en la calle y le hicieron gestos obscenos. La mujer, afectada, llamó a la escuela y dijo que no sabía cómo abordar a ese grupo de alumnos y que al siguiente día no acudiría a dar clases.

“Ante la gravedad de la situación me pareció que con sólo disculpas no alcanzaba, entonces como directora de la institución tomé una sanción disciplinaria para cada uno de los alumnos de 3 y 2 días de suspensión», dijo la directora.

A uno de los chicos le aplicaron 3 días de suspensión no consecutivas para que no pierdan la continuidad pedagógica y al otro solo dos.

La mujer contó que la madre del chico con la sanción más grave le había pedido incluso que lo echara de la escuela y ella se había negado, pero la familia del otro menor no estuvo de acuerdo con la medida que se le había impuesto al chico y dijeron que iban a hablar con sus superiores.

Días después, en un giro inesperado la directora de la escuela también fue sancionada. “El jueves pasado me informaron de que la sanción había sido autoritaria y que no hice intervenir al consejo institucional de convivencia que tenemos en la escuela, por lo que me sancionaron a partir del miércoles 13 de noviembre, por tres días», contó angustiada.

Cuando le informan la medida también le dijeron que tenía 72 horas para apelarla pero ella se negó.

“Dije que no, de hecho firmé en conformidad con lo actuado porque no iba a cambiar mi decisión, porque no fue errónea, yo no aparté a los chicos del sistema educativo, los suspendí con trabajos prácticos y con una actividad de reflexión a modo de aprendizaje y hasta me ofrecí a ayudarlos, entonces les dije que me llamaran cuando me aplicaran la sanción, porque si yo soy la autoridad máxima de una institución tengo que hacer respetar a todas las personas que trabajan en este lugar, desde el primero al último y por igual”, explicó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here