. .

El fútbol está hecho de sociedades. Son las pequeñas sociedades las que ayudan a conformar un gran equipo. Lo decía César Luis Menotti. Y esas pequeñas sociedades siguen siendo fundamentales también en tiempos muy modernos. La que armaron Giovani Lo Celso y Nicolás González es un ejemplo. Juntos abrieron el camino de la victoria de la Selección Argentina en Lima sobre Perú. De paso, le dieron la razón a Lionel Scaloni, quien apostó por ellos y no falló.

Lo Celso recibió una pelota de Nicolás Tagliafico, enganchó y jugó para Nicolás González. Éste controló, zafó de la marca y metió el zurdazo rasante. Así se gestó el primer gol de Argentina cuando iban 17 minutos de partido en el estadio Nacional de Lima. Los zurdos se entendieron a la perfección.

tras un corner de Lo Celso (ya estaba en la cancha luego de haber reemplazado a Exequiel Palacios, lesionado) y el cabezazo de González. Ellos, además, armaron el tramo final del camino al gol de Messi que fue correctamente anulado por el VAR porque en el inicio de la jugada González cometió una infracción.

Scaloni apostó por ellos dos para este partido ante Perú desde el arranque. Si bien González había sido titular contra Paraguay, se suponía que iba a salir por el regreso de Tagliafico. Sin embargo. el entrenador sorprendió al sacar a Lucas Ocampos, uno de los mejores en los que va de las Eliminatorias. Y confirmó a Lo Celso en el lugar de Palacios. De hecho, ese puesto estaba reservado para el rosarino pero el ex River se lo había ganado luego de una gran actuación en La Paz ante Bolivia, momento en el que Lo Celso estaba lesionado.

Nico González es el ejemplo de la articulación que existe entre las selecciones juveniles y la Mayor. Hace mucho tiempo que no existía un proyecto en conjunto y de a poco se van viendo los resultados. Es la muestra de cómo las juveniles empiezan a nutrir a la Mayor. González es un jugador que viene siendo seguido por el Bocha Batista, quien lo citó a la Sub-20 y a la Sub-23. Y él fue quien se lo señaló a Scaloni.

Scaloni empezó a citarlo y González, con apenas un puñado de convocatorias y partidos, está dando sus frutos. Es un jugador joven que se destaca como delantero en el Stuttgart de Alemania, luego de romperla en Argentinos Juniors.

Nicolás González celebra su gol con Giovani Lo Celso. Foto: Ernesto Benavides/Pool via REUTERS© clarin.com Nicolás González celebra su gol con Giovani Lo Celso. Foto: Ernesto Benavides/Pool via REUTERS

La virtud de Scaloni fue darle continuidad a González, un joven de 22 años. No fue fácil. Tuvo que dejar en el banco de suplentes a un jugador como Ocampos, quien si bien tuvo un rendimiento recular con Paraguay, parecía ya parecía tener un lugar asegurado. Sin embargo, al entrenador no le tembló el pulso para sacarlo, creyendo que para este encuentro era más conveniente el tándem Tagliafico-González por el sector izquierdo. El hombre del Stuttgart, esta vez en una posición más natural, Tuvo un gran despliegue y fue reemplazado por Angel Di María a 20 minutos del final.

Y con respecto a Lo Celso sucede lo mismo. Es un jugador joven (tiene 24 años y fue a Rusia 2018 pero no fue tenido en cuenta) con una gran proyección. Jugó de doble cinco al lado de Paredes. Estuvo muy bien en los quites al principio para recuperar la pelota y al mismo tiempo armó juego. El hombre del Tottenham de José Mourinho fue el mejor de la noche y completó los 90 minutos en la cancha.

La doble faceta es fundamental para la posición que ocupa el futbolista del Tottenham. Pudo cumplir ambas funciones muy bien. Y hasta asistió a González para abrir el camino a la victoria. Ambos dejaron en claro que la frase de Menotti sobre las pequeñas sociedades sigue más vigente que nunca.

. . . .

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here