. .

Jair Bolsonaro volvió a desafiar a las encuestas. El 30 de octubre le disputará el balotaje a Lula desde una posición expectante. Deberá remontar los más de 5 puntos que le sacó el expresidente este domingo, muchos menos que los 14 que vaticinaban las encuestas que incluso se animaban a dar como ganador al candidato del Partido de los Trabajadores (PT) sin necesidad de una segunda vuelta.

“La disputa por el segundo turno se proyecta más difícil y tensa de lo que se imaginaba para Lula”, dijo el analista político brasileño Mauricio Santoro, profesor del Departamento de Relaciones Internacionales de la Universidad del Estado de Río de Janeiro.

Si hasta ahora la campaña fue dura, las próximas semanas amenazan con una creciente violencia política después de que se sucedieran varias muertes en los últimos días en discusiones entre seguidores de ambos candidatos.

En las filas de Bolsonaro se vivió un moderado optimismo el domingo por la noche. Sus allegados destacaron que el presidente consiguió un resultado mucho más favorable de lo esperado, reforzando su discurso de que no se puede confiar en las encuestas. Incluso, obtuvo casi un millón de votos más que en el primer turno de las elecciones de 2018 cuando venció en el balotaje a Fernando Haddad (PT).

. . . . .

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here