. .

El Gobierno resolvió demorar un día la presentación del esquema de subsidios a las tarifas de energía eléctrica, que tendrá un tope por consumo. La decisión se adoptó para no superponerla con el dato de inflación de julio, que esta tarde difundirá el Indec. Además, el ministro de Economía, Sergio Massa, viajó a Neuquén desde donde lanzará medidas para el sector energético con el objetivo de incentivar las exportaciones y sumar dólares a las reservas del Banco Central.

Los cambios en el esquema de subsidios fueron anunciado por Massa, cuando presentó el miércoles 3 de agosto los lineamientos de su gestión. En un principio iba a informarse el martes. Finalmente se realizarán este viernes, indicaron fuentes oficiales.

A la quita total para los segmentos de ingresos altos, se sumará topes de consumo, con los que se busca promover el ahorro “y un sistema más progresivo” en la asistencia estatal. Además, Massa calculó que el nuevo esquema permitirá que el Estado deje de volcar $500.000 millones por año.

“Quien menos consume o menos ingresos tiene, menos paga; quien más consume o más ingresos tiene, más paga. La segmentación y el tope de subsidio tendrá un criterio federal con comprensión climática”, aseguró el ministro durante el fin de semana.

Cómo es el nuevo esquema de subsidios a las tarifas que anunciará Sergio Massa
La decisión oficial es que quien no solicito mantener la asistencia estatal en la tarifas de luz y gas a través del formulario RASE pagará desde el septiembre y de manera gradual, la tarifa plena, lo que implica subas superiores al 100% desde los valores vigentes.

En tanto, unos 4 millones de hogares no tendrán incrementos dado que forman parte de los segmentos de ingresos bajos y mantendrán la tarifa social en electricidad, gas y agua potable.

Para el segmento medio, aquellos con ingresos menores a $364.000 mensuales, se impondrá el sistema de tope mensual de consumo subsidiado pleno en 400 Kw por mes.

Todo consumo que supere esa base deberá pagarse a tarifa plena. Ese precio regirá solo para el incremental, es decir para los consumos que superen la base de 400 kw, explicaron desde el equipo económico.

La base del subsidio pleno incluye al 80% de los usuarios, mientras el 20% restante está por encima de ese nivel de consumo y deberá ahorrar si quiere pagar menos.

De acuerdo con una estimación de las empresas, una factura media, hoy por debajo de $2000, podría elevarse a un valor de entre $5500 y $6000.

Tarifas de gas: quiénes tendrán que pagar más aunque mantengan el subsidio
El gas también tendrá un tope para el subsidio estatal a los hogares de ingresos medios. Massa no detalló aún cómo será el aumento, pero aclaró que habrá un análisis por regiones.

Se estima que podrían llegar a subsidiar un bloque de 500 metros cúbicos anuales y desde esa base aplicar importes mayores a las boletas. Las zonas con bajas temperaturas podrían arrancar con un bloque subsidiado más alto.

Una vez puesto en marcha el esquema para la luz y el gas, también se aplicará la segmentación desde septiembre en las boletas de agua. Eso implica que AYSA, la empresa de agua y cloacas que opera en CABA y el conurbano bonaerense, podrá disponer de mayores cuadros tarifarios para hogares de ingresos medios y altos.

. . . . .

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here