. .

Un informe preliminar del Indec marca que el quinto mes el IPC se ubicó alrededor de 3,5%. Es menor a la de abril, pero la suba de alimentos complica la desaceleración.

La inflación de mayo volvió a encender las alertas en la Casa Rosada, que sigue buscando mecanismos para que le permitan contener los precios, sobre todo de la canasta básica. Los datos preliminares del Instituto de Estadísticas y Censos (Indec) dan cuenta de que el alza se ubicó alrededor de 3,5%. El dato podría ser algo alentador, dado que de confirmarse sería la menor suba desde noviembre pasado y podría evidenciar el proceso de desaceleración del que tanto hablaron el presidente Alberto Fernández y el ministro de Economía, Martín Guzmán. Sin embargo, los alimentos no paran de subir.

En ese contexto, el Gobierno implementó y reforzará una serie de medidas para contener los valores de los productos básicos, como la leche, la carne y las frutas y verduras. Entre ellas, mantiene el cepo exportador a los cortes vacunos, mientras busca acordar con parte del campo una canasta de precios congelados.

De eso habló el presidente Fernández anoche, en una audiencia que mantuvo con dirigentes del Consejo Agroindustrial Argentino (CAA). que reúne a más de medio centenar de cadenas rurales y no solo la mesa de enlace de las cuatro entidades de productores, entre las que están los frigoríficos exportadores, con los que también negocia esos valores accesibles y una mayor cantidad de kilos de carne volcadas al mercado interno.

El objetivo es conseguir una canasta de ocho o diez cortes con mayor demanda en el mercado interno con un volumen de más de 13.000 toneladas mensuales, a cambio de reabrir las exportaciones. El cepo temporal a la exportación de carnes, que finalizaría hacia el 20 de junio, no tuvo el efecto de bajar los precios al mostrador como dijo buscar el Gobierno. Más bien fue lo contrario. Los valores al consumidor registraron alzas en torno al 8% en las carnicerías como consecuencia del paro que hicieron los ganaderos, y que dejó sin hacienda por 14 días al mercado de Liniers.

En paralelo, desde el Ministerio de Desarrollo Productivo siguen en negociaciones para lograr con las alimenticias una canasta básica de “precios esenciales” con precios congelados hasta después de las elecciones y

Con todo, si el 16 de junio próximo cuando se difunda el dato final, el IPC de mayo se ubica finalmente en 3,5%, el acumulado sería de 21,7% en cinco meses. Eso representa más de dos tercios de la pauta oficial de inflación para todo el año, que había fijado Guzmán en el Presupuesto.

En las últimas jornadas varios funcionarios comenzaron a admitir que la meta anual ya no será cumplida, pero refuerzan la confianza en que mayo será una bisagra y que los precios comenzarán a enfriarse. Mientras, los gremios que aun no cerraron paritarias comienzan a escalar sus reclamos por encima del 40%.

Fuente: tn.com.ar

. . . . .

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here