. .

La novedad de la plataforma de mensajería es una gran herramienta para algunos usuarios. Pero para otros es un doble flagelo: más chats de voz y de mayor duración porque “se pueden escuchar rápido”.

Ya en 2017 habíamos hecho en este mismo espacio un decálogo para mandar -o dejar de mandar- audios de WhatsApp. Por supuesto fue una pelea que perdimos hace tiempo: los mensajes de voz son una de las herramientas más usadas de la plataforma propiedad de Facebook.

Quizás por ese motivo es que el servicio lanzó, primero en etapa de pruebas y hace poco para todos los usuarios, la función que permite acelerar la velocidad de reproducción de los audios. Las opciones son a velocidad normal, un 50 por ciento más rápido (1.5x) o al doble de velocidad (2x).

La característica se traduce en un número que aparece situado a la derecha o izquierda de la línea de tiempo del mensaje del audio, según si es el mensaje que el usuario recibe o emite, respectivamente. Las siguientes notas de voz seguirán reproduciéndose según la última velocidad que el usuario haya marcado.

Por supuesto, la novedad puede ser un alivio para muchos, que invertirán menos tiempo en escuchar los mensajes, y también sumará una cuota de diversión, por la voz de “ardillita” que tienen los emisores al estar acelerados. ¿Pero es algo bueno o malo este cambio? ¿Ahorraremos tiempo o sumaremos más mensajes, más audios y más “apuros” en nuestras vidas? Hablamos con especialistas y también tenemos la opinión del equipo completo de TN Tecno: los conductores, Santiago do Rego y Federico “Dexter” Wiemeyer, y los productores, Gustavo Baabour y el autor de esta columna.

El detalle es que compartimos grupo de WhatsApp, trabajamos juntos hace muchos años, y tenemos diferentes puntos de vista respecto a los audios de WhatsApp: está el que los usa todo el tiempo, el que a veces, el que “ya no le molesta tanto” y el fundamentalista que rechaza los audios. Para muestra basta un botón o los detalles del grupo en el servicio de mensajería.

Los audios de WhatsApp: arma de doble filo
Los mensajes de voz que se envían por WhatsApp son controversiales. No lo decimos nosotros, sino Mora Matassi, Máster en Tecnología, Innovación, y Educación por la Universidad de Harvard, y Máster en Medios, Tecnología, y Sociedad por la Universidad de Northwestern. “Por un lado son una modalidad conveniente, fácil, rápida cómoda, para el que está en la posición de enviar un audio. Y por el contrario aparecen como algo incómodo, pesado, aburrido e incluso insoportable para el que recibe el audio”, detalló la especialista, aunque aclara que esto no es así en todos los casos.

“La característica de los audios es que están anclados al paso del tiempo. Son justamente tiempo grabado. No pueden ser recibidos si no es en la totalidad de la temporalidad que parecen imponer sobre los receptores. La nueva funcionalidad, de acelerar audios, desde el diseño de la tecnología, parece responder a esta queja de los usuarios”, agregó la experta de Harvard y Northwestern.

Santiago do Rego, conductor de TN Tecno, piensa algo parecido en su crítica a los audios de WhatsApp: “Cuando te mandan un mensaje de audio están jugando con tu tiempo. Yo domino el mensaje cuando me llega un mail, cuando me llega un texto. Pero si me mandan un mensaje de voz, el que me pone el tiempo sos vos, es el otro. Me hacés estar pendiente de esa duración de tiempo”.

Los audios, además de lo que detalla Santiago, tienen otro problema: la información no es accesible. Si me das una dirección, un horario o un dato en un mensaje de voz no lo puedo tener a simple vista. Tengo que volver a escucharlo para recuperarlo. Y tampoco tengo forma de saber en qué audio está esa información.

Respecto al manejo del tiempo, y a la novedad de los audios acelerados, Martina Rua, periodista especializada en innovación y productividad y coautora del libro “La Fábrica de Tiempo” , cree que la implementación se muestra como una herramienta para “ayudar” al usuario -algo que también se puede cuestionar, y cree que los gigantes tecnológicos podrían hacer mucho más.

“La innovación de WhatsApp es una respuesta que se hace eco de una queja permanente de los usuarios sobre los audios y su longitud, pero me pregunto si realmente es una solución. También me hace preguntarme por qué hacen esto y no otras implementaciones, vinculadas al bienestar digital de las personas, como por ejemplo programar los mensajes de los chats, como se puede hacer con los correos”, le dijo a TN Tecno.

El que apoya por completo los audios de WhatsApp es Gustavo Baabour, periodista de TN Deportivo y productor tecnológico. “Simplifica mucho el trabajo diario. Hablamos con decenas de personas por día y en medio de muchas tareas es más práctico que estar escribiendo”, afirmó.

La vida acelerada
La tendencia no es nueva, hace unos años hablamos de los “fasters”, personas que consumen contenidos a una velocidad superior a la original. Según The New York Times, muchos lo hacen porque hay demasiado contenido y poco tiempo disponible, por lo que este método es bastante habitual para los oyentes de podcasts y audiolibros, aunque también se puede extender a películas y series. Ahora, el “acelere”, llegó a WhatsApp, una plataforma que todavía tiene la resistencia de muchos respecto a los audios y que ahora le suma el formato “veloz”.

“Creo que hay algo del entorno del consumo digital en el cual se demanda cada vez más rapidez e instantaneidad. El usuario no quiere algo en un tiempo que no sea el propio. Y esto no es exclusivo de WhatsApp: Netflix hace poco incluyó una funcionalidad para acelerar contenidos, a los que vamos por disfrute y no por obligación”, aporta al respeto Matassi.

Para Wiemeyer, la función para escuchar los mensajes más rápidos no es una opción: “No uso el acelerador, ni para mensajes laborales ni para los personales. Creo que el que me manda un audio de trabajo me manda datos, información. Y si es de un amigo o familiar, lo escucho, porque es de alguien que me quería contar algo”, detalló.

Do Rego, por su parte, cree que la escritura es una forma de expresión mucho más evolucionada que el habla. “Para comunicarme a través de una herramienta, como WhatsApp, voy a preferir escribir, porque me voy a expresar de mejor manera”, explicó.

Dexter no es enemigo de los audios, aunque tampoco los rechaza: “No me molestan, pero en lo laboral prefiero el texto. Lo bueno, si breve, dos veces bueno”. ¿Y acelerar los audios? “Me parece un poco irrespetuoso poner el audio en 1.5x. Y si te pongo en x2 es porque tu mensaje no me importa nada.”, sentenció.

En las antípodas está Baabour, que abraza esta nueva función: “El nuevo sistema de aceleración es excelente. Reduce los tiempos, porque muchas veces los audios son largos, pero son necesarios para explicar cosas. Me parece muy buena la nueva herramienta que incorporó WhatsApp y la uso constantemente”.

¿Estas innovaciones ayudan a los usuarios o son métodos para las compañías para retener a las personas?

“Las empresas están luchando por nuestra atención. Esta es una herramienta que puede ser muy útil para trabajar, para colaborar o para comunicarnos, pero creo que estas innovaciones responden más a los intereses de la compañía que a los nuestros. Las redes sociales y las apps como WhatsApp deberían preocuparse más por el bienestar digital de los usuarios, por una cuestión ética y también para sostenerse en el tiempo”, afirmó Rua.

Para los que usan -y abusan- de los mensajes de Whatsapp, quizás lo más interesante sea el consejo que ofrece Wiemeyer y que pocos tienen presente como opción: usar el celular como teléfono. “Cuando la ocasión lo amerita, para bien, para mal, o porque no quiero intercambiar 14 audios o 14 textos, te llamo y hablamos, como hizo la humanidad desde que apareció el teléfono”, concluyó Dexter.

Aunque yo siempre fui enemigo acérrimo de los mensajes de voz, con el crecimiento de los podcasts los empecé a valorar para algunas situaciones que se vinculan a lo que propone Fede. Muchas veces coordinar una llamada no es tan fácil, por lo que un audio para saber cómo está un amigo o familiar, especialmente con personas que viven en otros países o a las que no vemos hace mucho, pueden ser una buena herramienta de comunicación. Y en ese caso, no vamos a querer acelerar la reproducción, sino escuchar lo que el otro nos quiere contar.

Así funciona la reproducción de audios acelerados
Los usuarios de WhatsApp que tenga la aplicación actualizada ya pueden probar esta nueva función, o les debería llegar en el corto plazo.

– Al empezar a escuchar un mensaje de voz, veremos a la derecha un 1 con una X, que indicará la velocidad de reproducción normal.

– Si hacemos click en ese círculo, podremos cambiarlo a 1.5x (un 50% más rápido) o a 2x (el doble de velocidad), que generará una voz más aguda en la persona que está hablando.

Fuente: tn.com.ar

. . . . .

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here