. .

Este jueves por la madrugada se realizó un allanamiento en la casa de Lucas Ocampo, expareja de Brenda Uliarte, novia de Fernando André Sabag Montiel, la persona que gatilló en la cabeza de Cristina Kirchner el 1° de septiembre. La joven de 23 años había dejado en esa vivienda una bolsa blanca y un paraguas. Ambos elementos serán peritados para ver si coinciden con los que llevaba puesto la noche de aquel día.

Según información a la que tuvo acceso TN, Ocampo llamó al juzgado de María Eugenia Capuchetti, a cargo de la investigación del caso, para informar que Brenda se había comunicado con él luego del atentado para contarle lo sucedido y él, descreyendo de su versión, le cortó el teléfono.

Horas después, Uliarte se presentó en la casa de su ex y él la invitó a dormir. Alrededor de las 5 de la mañana, le pidió que dejara el lugar ya que tenía que irse a trabajar.

Sin embargo, al retirarse Brenda dejó en esa casa una bolsa blanca y un paraguas. Ambos elementos serán analizados para ver si hay restos de pólvora y, además, para determinar si coinciden con lo que tenía encima la noche del 1° de septiembre en las inmediaciones de la casa de Cristina Kirchner.

En paralelo al allanamiento de la vivienda de Ocampo se realizó otro en lo de Sabag Montiel. Allí encontraron restos patológicos que fueron mandados a analizar.

Esta posibilidad, que surge de un posteo de Instagram publicado por la propia Uliarte el día de la manifestación, será investigada por la Justicia gracias al aporte de Casa Militar de imágenes de cámaras de seguridad, en línea con la hipótesis de que la joven habría planeado con Fernando Sabag Montiel el atentado contra la Vicepresidenta.

En paralelo, la Casa Militar, a cargo de la custodia del presidente Alberto Fernández, revisó las cámaras de seguridad de la Casa Rosada del 18 de agosto por la tarde. Por la baja calidad del video, es difícil individualizar a Brenda. Sí se ve a los manifestantes que prenden antorchas, hacen pintadas en el piso y luego empiezan arrojar piedras y otros elementos, antes de que la Policía Federal los dispersara con un camión hidrante.

. . . . .

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here