. .

Cada 30 de junio se celebra el Día de las Redes Sociales. Las plataformas siguen aumentando su popularidad y también la cantidad de usuarios cada día. Actualmente se estima que ya que son 4.200 millones los usuarios de redes sociales a nivel mundial, lo que indica un crecimiento interanual de más del 13% (490 millones de nuevos usuarios). Asimismo, en este momento más del 53% de la población mundial son miembros de alguna.

La información que la gente comparte en sus perfiles muchas veces es usada por los ciberdelincuentes para realizar ataques, tener herramientas para “cuentos del tío” digitales o poder hacer diversos tipos de estafas virtuales. Estas son algunas de las técnicas que usan los criminales, según un informe de Check Point Software, una empresa especializada en ciberseguridad.

-Falsificación de una página web: una de las técnicas más recurrentes de los ciberdelincuentes es la de falsear una página web oficial para realizar una acción fraudulenta. La página falsa replica el diseño de la original, llegando incluso a utilizar una URL similar por lo que es muy complicado detectar el engaño para el usuario. Se suele intentar que la víctima haga click sobre el enlace fraudulento, normalmente a través de un SMS de una marca conocida para inspirar confianza en el receptor. En él se solicita una comprobación de identidad o les alertan de que alguien está intentando entrar en su cuenta, para que, de esa manera, introduzcan en sus datos personales de acceso y usar los mismos en su beneficio.

-Email envenenado: este método consiste en suplantar la dirección de correo electrónico de cualquier red social de confianza con el objetivo de adquirir los datos personales a la víctima a través del engaño para más tarde ser usados con fines maliciosos. Si el ciberdelincuente logra adquirir los datos de la red social de una persona puede llegar ser vendidos en la Dark web que servirán para enviar de forma masiva correos de spam o cadenas de bulos u otros fraudes.

-Router infectado: otra de los sistemas a través de los cuáles los ciberdelincuentes pueden introducirse los equipos y por lo tanto en las cuentas de los usuarios, es infectándolos a través de un malware que les permite acceder al router de su víctima. Una vez dentro de este, son capaces de modificar sus DNS para que cuando la víctima trate de acceder a una determinada web desde su navegador, este lo lleve a otra web elegida por el atacante. De esta forma una vez más el delincuente cuenta con el camino libre para adquirir todos los datos del usuario asaltado y utilizarlos en su favor.

Consejos para evitar el robo de datos en redes sociales

-Revisar la URL: es primordial revisar con mucho cuidado la URL a la que se va a acceder para identificar diferencias con la original y así no caer en la trampa. Otro de los detalles en los que hay que fijarse es que la Web cuente con el Certificado SSL. Esta tecnología mantiene segura la conexión a Internet y protege cualquier información confidencial que se envía entre dos sistemas e impide que los ciberdelincuentes vean y modifiquen cualquier dato que se transfiera, incluida información que pudiera considerarse personal. Se reconoce al comienzo de la propia URL añadiendo un “s” en las siglas https://.

-Nunca clickear en enlaces: cuando se recibe un email o SMS de parte del correo de cualquier red social, es recomendable nunca hacer click en el enlace que se incluya por si fuera un malicioso. Lo aconsejable es dirigirse desde el buscador a la propia web de la empresa que escribe para evitar un posible engaño.

-Nunca compartir información personal: el robo de información es un objetivo habitual de los ciberdelincuentes. Para muchas personas es muy normal usar los mismos nombres y contraseñas en diferentes cuentas de las redes sociales, por lo que robar los datos de una, da la posibilidad al atacante de hacerlo en las demás. No compartir la información personal y no utilizar la misma contraseña es una de las mejores formas de protegerse.

-Desconfiar siempre de emails que sugieran un cambio de contraseña: si llega un correo para cambiar de contraseña sin haberlo solicitado, es imprescindible ir directamente a la página (no hacer click el link del correo) y renovar la contraseña desde la misma página (y de otras cuentas en las que se tenga la misma). No poseer una clave es uno de los problemas a los que los ciberdelincuente se enfrentan cuando intentan acceder a una cuenta online. Para conseguirla, envían al usuario un falso correo para cambiarla, le redirigen a una web de phishing, y ahí le piden que introduzca sus datos personales y se los facilite para sus objetivos.

-Atención al lenguaje: cuando un atacante envía un correo electrónico suplantando la identidad de cualquier red social hay que prestar especial atención al lenguaje que este utiliza. Es importante buscar posibles errores ortográficos en los correos o en los sitios web, ya que, si se encuentra una “o” donde debería haber un cero, o nombres de empresas mal escritos es una de las señales que debe encender todas las alarmas.

Fuente: tn.com.ar

. . . . .

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here